¿Te comes la Nutella? ¡No! Lo que debes hacer es teñirte con ella

¿Te comes la Nutella? ¡No! Lo que debes hacer es teñirte con ella

0 139

Si hasta ahora el único uso que le has dado a ese enorme bote de Nutella que adorna tu cocina es el untarla en el pan, o mojar galletas en ella, debes saber que estás desperdiciando una enorme cantidad de producto que podrías usar para otras cosas mejores. Por ejemplo, para teñir tu pelo.

Una clínica de estética de Dubai, llamada Abed & Samar, se ha hecho famosa gracias a un vídeo que una blogger de belleza llamada Huda Katan ha compartido hace poco en Instagram. En este vídeo, bastante corto, muestra cómo el pelo de una chica cambia completamente de color sin usar ningún tipo de tinte tradicional; lo único que el peluquero aplica a su cabello es una abundante capa de Nutella y leche condensada. Y, aunque pueda parecernos increíble, la joven pasa de estar totalmente rubia a un castaño claro precioso.

Tal y como podéis ver en esa fotografía, la mujer tomada como modelo tiene una melena rubia que, por lo que se puede observar, es teñida. Lo que el peluquero buscaba conseguir con este experimento es tratar de encontrar métodos alternativos para teñir el cabello sin necesidad de usar tintes que, debido a los químicos que contienen, pueden ser bastante perjudiciales y acabar lastimando el cabello. Sí es cierto que hay tintes vegetales, tintes más naturales, que evitan los posibles daños que pueda sufrir el pelo tras la aplicación; no obstante, esto no era suficiente para él, y decidió seguir probando con distintos productos.

En el vídeo, lo primero que hace el peluquero es lavar con cuidado el cabello de la chica rubia. A continuación, una vez que ya ha terminado de lavarlo, lo va embadurnando con una mezcla de Nutella y leche condensada. En ese momento, la cabeza de la chica parece más un postre que cualquier otra cosa, pero el proceso aún no ha terminado, así que hay que esperar y confiar en que acabe funcionando. Una vez que ha terminado de recubrir todo con la mezcla, le coloca a la mujer láminas de papel de aluminio, tal y como se acostumbra a hacer con los tintes tradicionales. El tiempo de espera no hay Nutella que lo quite, y ella aguanta pacientemente hasta que el cabello absorba por completo toda la mezcla. Una vez pasado el tiempo, vuelve a lavarle la cabeza.

La magia sucede cuando desaparecen todos los restos de Nutella y leche condensada que el pelo no hubiera podido absorber. Increíble, pero cierto: la chica ya no es rubia, sino que su pelo ha pasado a ser castaño, con unos cuidados reflejos más claros. Por supuesto, este vídeo ha creado sensación en las redes sociales, donde muchos se preguntan cómo es que habrá acabado siendo ese el resultado, y otros se muestran mucho más escépticos, señalando que el vídeo pudiera bien ser un montaje.

Nuevos métodos de belleza, cada vez más “naturales” 

Este experimento no es más que una sucesión dentro de las distintas pruebas que están teniendo lugar en las redes sociales, donde tanto las bloggers de moda más famosas como aquellas que simplemente quieren entretenerse abogan por mascarillas para el rostro hechas con alimentos y productos que podamos encontrar en nuestra cocina. Si bien ya nos hemos acostumbrado a que nos digan que el aceite de oliva virgen extra es el mejor para regenerar nuestras puntas quemadas o machacadas (y es cierto; si no habéis probado, hacedlo) o a que nos expliquen cómo hacer mascarillas para el rostro con limón y naranja, todavía nos resulta extraño pensar que la Nutella puede servir como un tinte para nuestro cabello.

Será cuestión de probar (o de ir viendo cómo otros prueban) para ver si resulta. Ya hay quien se ha comenzado a preguntar que si eso es lo que hace la Nutella en nuestro cabello, qué es lo que estará haciendo en nuestro estómago. Lo que sí es cierto es que un método natural del todo tampoco es que sea, puesto que la Nutella y la leche condensada son alimentos procesados y tratados con químicos, pero bueno. Quizás dañen menos que el tinte realmente, o quizás el efecto sea temporal y al día siguiente la chica volvía a ser completamente rubia. Eso sí: ¡qué bien debe olerle el pelo a esa mujer!

© Proporcionado por Los Replicantes

Artículos relacionados

0 22